Homeopatia


La homeopatía: qué es, cuáles son los mejores tratamiento

La homeopatía es un método terapéutico, fundado a finales del s. XVIII y principios del XIX,  cuya base se encuentra en la ley de los semejantes o de la similitud, en virtud de la cual se establece que una sustancia que causa una serie de síntomas en un individuo sano, tomada en pocas dosis, es idónea para curar los síntomas semejante o los mismos que se dan en un individuo enfermo.

La homeopatía, como hemos señalado, nace a principios del siglo XIX en Alemania, donde el doctor Samuel Hahnemann anuncia la ley de la similitud a la que nos acabamos de referir, y en la que se basa este sistema terapéutico. Así, el Doctor Hahnemann tenía la convicción de que tomar pequeñas cantidades de determinadas sustancias productoras de síntomas, podían, también, tener efectos para la curación; pues, al disminuir las dosis, los síntomas desaparecían paulatinamente. Y así, siguiendo sus postulados de la ley de los semejantes, este médico alemán, realizó un estudio sobre los diferentes efectos que en el ser humano producía cada sustancia. Lo que, hoy en día, es conocido como comprobación homeopática. 

Actualmente, la homeopatía es considerada como un método eficiente  a la hora de prevenir y tratar diversas enfermedades. Así, desde infecciones de garganta, urinarias o de oído; enfermedades crónicas como el asma; hasta incluso como paliativo para las náuseas producidas por la quimioterapia, la homeopatía resulta ser una opción eficiente.

Ahora bien, la controversia en torno a esta práctica ha sido distendida. Así, existen estudios que han demostrado que las disoluciones, a través de las cuales se consiguen los medicamentos homeopáticos, de la sustancia que dan lugar a síntomas de enfermedades distintas, terminan por hacer desaparecer completamente cualquier resto de esta; por lo que el principio de los semejantes, en el que se apoya la homeopatía resultaría impugnado.

No obstante, son los propios homeópatas los que defienden la eficiencia de este método apoyándose en el famoso “efecto memoria” del agua en la que se diluyen las sustancias a las que nos hemos referido anteriormente. Pues, en base a esta hipótesis, el agua goza de una gran capacidad de recuerdo de las sustancias con las que ha mantenido contacto y adquiere, de cierta manera, varias de sus propiedades, como son las curativas de los síntomas a los que da lugar.

Por otra parte, también existen aquellos otros estudios que aseguran que este tipo de método debe llevarse a cabo no por sí solo, sino de manera complementaria a otros tratamientos farmacológicos, pues, de lo contrario, se podría dar lugar a un efecto placebo; ya que el enfermo podría auto convencerse, de manera inconsciente, de estar sanando por el único hecho de tener la creencia de estar recibiendo un tratamiento efectivo que finalizará con la enfermedad, cuando, en realidad, se estaría ante un elemento sin efectos totalmente en relación con el tratamiento de los síntomas de una patología.

Por último, cabe decir que, aunque es cierto que esta práctica no es defendida por todos, la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), la ha aceptado como un método efectivo para tratar determinadas patologías no excesivamente agudas. Así, es recomendado su para tratar simples infecciones ginecológicas o resfriados agudos, pero no para la cura de graves enfermedades como el sida o la malaria. 

Tratamientos de homeopatía:

Los médicos homeópatas elaboran los tratamientos consultando diversos repertorios, donde, para la elaboración de un medicamento homeopático se tienen en cuenta varios factores, como el los síntomas de la persona, su estado de salud, tanto físico como psicológico, y su historial médico y de costumbres. 

Por su parte, los medicamentos homeopáticos, como hemos señalado anteriormente, se elaboran a través de disoluciones en alcohol o, de forma menos común, en alcohol, da tal forma que la sustancia original que da lugar a los síntomas, queda disminuida a una mínima cantidad. Y los elementos que suelen ser utilizados para dar con estos medicamentos son químicos, así como de origen vegetal o animal. A continuación, mencionamos algunas afecciones para las cuales se recomiendan tratamientos homeopáticos.

- Los resfriados y las gripes: Son varios los medicamentos homeopáticos que existen para tratar la gripe y los resfriados comunes. Así, podemos mencionar, Oscillococcinum, un medicamento homeopático indicado para el sistema respiratorio, en concreto, para acabar con los síntomas de los procesos gripales como son el dolor de cabeza, la fiebre y los dolores musculares, entre otros.

- Trastornos musculares y artrosis: Los medicamentos homeopáticos para los dolores musculares son productos indicados para disminuir el dolor y aliviar la inflamación de todos aquellos problemas que tienen su causa en alguna de las diversas estructuras del sistema muscular y esquelético, como son los huesos, los músculos o las articulaciones. Y, así, este tipo de medicamento es recomendado para tratar enfermedades como la artrosis.

Como ejemplo, podemos mencionar Traumeel, un medicamento homeopático que sirve para tratar los procesos degenerativos con inflamación, como es el caso de la artrosis. Este producto se caracteriza por tener componentes tales como la caléndula y la camomila. 

- Insomnio y problemas del sueño: Los medicamentos homeopáticos son, de la misma forma, una gran opción a la hora de tratar trastornos del sueño sin necesidad de acudir directamente a los químicos. Así, podemos hacer mención a Sedatif, un medicamento homeopático que se utiliza para tratar los problemas de ansiedad que, en numerosas ocasiones van seguidos de problemas para dormir. Este tratamiento homeopático es igualmente recomendable para tratar problemas de estrés o nerviosismo.  

En definitiva, los medicamentos homeopáticos son una gran opción a la hora de tratar diversos problemas o afecciones sin necesidad de recurrir a tratamientos o productos más invasores o menos naturales, dando resultados sumamente positivos que siempre agradeceremos. 

Además, hoy día es fácil hacerse con este tipo de medicamento en cualquier farmacia, como es el caso de la farmacia El Globo, donde no solo podremos encontrar los medicamentos que acabamos de mencionar, sino también otros muchos producto homeopáticos recomendados específicamente para los problemas o afecciones que podamos tener. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. leer más