Productos Neutrógena Online | Farmaelglobo

Neutrogena

Neutrogena crema de pies y...
Available
8,80 €
La Crema Pies Durezas de Neutrogena® reduce las durezas e hidrata intensamente. Además, se absorbe rápidamente, sin manchar ni dejar sensación grasa.
Neutrogena crema de pies...
Available
La Crema Talones Agrietados Neutrogena® trata en profundidad* las grietas de los talones, aliviándolos inmediatamente y ayudando a reparar los talones agrietados desde el primer día.
Neutrogena crema de manos...
Available
Manos y pies

Neutrogena crema de manos 50 ml

385724.6
5,95 €
Alivio inmediato y duradero hasta para las manos más secas. Con tan solo una gota, esta fórmula rica en glicerina alivia y protege de forma instantánea las manos muy secas o agrietada

Neutrogena

Neutrogena ofrece productos eficaces para el cuidado de la piel del rostro y el cuerpo desde hace ya casi un siglo. La historia de esta marca se remonta al año 1930, cuando Manny Stolaroff comenzó a suministrar productos a los salones de belleza, tales como pinceles o barras de labios. El punto de inflexión llegó en 1954, cuando supo de las propiedades del jabón de manos elaborado por el nieto del médico personal de Napoleón. Este jabón de manos no irritaba la piel y se enjuagaba con facilidad.

Stolaroff quedó tan fascinado que comenzó a distribuirlo personalmente con el nombre de Neutrogena. Este jabón era diferente a los que se vendían en la época, mucho más aversivos y dañinos para la piel, por lo que el uso de Neutrogena se disparó al ser mucho menos aversivo y dañino. Además, viendo el negocio que suponía su producto, subió el precio de los jabones estándar, y, aun así, los jabones Neutrogena prácticamente desaparecían de las estanterías de las tiendas. La historia continuó con Lloyd, la persona que se lo replantearía todo. Lloyd Cotsen era el yerno de Manny. Cuando pasó a dirigir la compañía, sabía que sus productos eran fantásticos; lo que no tenía eran los enormes fondos de que disponían las marcas de belleza más ricas. A Lloyd se le ocurrió una manera de vencer a dichas marcas de belleza.

En una época en que solo los grandes laboratorios farmacéuticos trabajaban con los médicos, Lloyd buscó crear una relación sincera con los dermatólogos: estaba convencido de que apreciarían la calidad, seguridad, eficacia y belleza que les ofrecía Neutrogena. Y así fue. De modo que, mientras las grandes marcas derrochaban en anuncios de televisión, Lloyd consiguió algo que no se podía comprar con dinero; tres palabras: recomendado por dermatólogos. Con este nuevo planteamiento, Neutrogena alcanzaría nuevas cotas de mercado y subiría hasta lo más alto, gracias a su excelente calidad y a contar con el apoyo de los dermatólogos a la hora de recomendar su producto. Como compañía centrada en el cliente, la innovación en productos siempre se inspira en el conocimiento profundo de los consumidores y de sus necesidades no satisfechas. los productos de Neutrogena están testados científicamente y ofrecen resultados probados.

Producto añadido a la Wishlist